Antecedentes

Antecedentes

Atendiendo  la exigencia de la sociedad mexiquense de un gobierno cercano y responsable para lograr, con hechos, obras y acciones, mejores condiciones de vida y constante prosperidad, a partir de la creación en 1827 del Departamento de Hacienda, la actual Secretaría de Finanzas es el resultado de una constante evolución en sus funciones y organización.

El 17 de septiembre de 1981 se aprobó la Ley Orgánica de la Administración Pública del Estado de México, en ella se establecía la creación de ocho Secretarías, que junto con la Secretaría General de Gobierno y la Procuraduría General de Justicia, constituyeron 10 unidades de alto nivel y de igual jerarquía; entre ellas, la Secretaría de Finanzas.

La recién conformada Secretaría asumió atribuciones de la Dirección General de Hacienda y del Departamento de Estadística y Estudios Económicos, constituyéndose como la encargada de conducir la política tributaria, el manejo de los recursos y la deuda pública, entre otras.

Asimismo, se constituyó la Secretaría de Planeación, a la que le correspondía formular el anteproyecto de la ley de egresos y de la cuenta pública; computar, automatizar y procesar los datos necesarios para el mejor funcionamiento de las dependencias, así como planear, programar y evaluar las inversiones económicas del Gobierno del Estado.

Sin embargo, el 11 de octubre de 1989 se fusionaron las Secretarías de Finanzas y de Planeación, con el propósito de consolidar en una sola dependencia las funciones de ingreso y gasto para permitir una mayor coordinación entre la obtención de recursos y su aplicación.

En 2003, mediante Decreto de la Legislatura del Estado se fusionaron las Secretarías de Finanzas y Planeación y la Secretaría de Administración constituyendo a la Secretaría de Finanzas, Planeación y Administración como la instancia facultada para atender los asuntos inherentes a la planeación, programación, presupuestación, administración financiera y tributaria, así como a la administración de los recursos materiales, financieros y humanos, haciendo más ágil y eficaz la administración pública en beneficio de la sociedad.

Posteriormente, el 8 de diciembre de 2005, mediante Decreto de la LV Legislatura del Estado que reforma a la Ley Orgánica de la Administración Pública del Estado de México, la Secretaría de Finanzas, Planeación y Administración cambia su denominación por Secretaría de Finanzas con el objeto de otorgar una identificación más ágil y sencilla de las atribuciones que le corresponden.

Desde entonces, la Secretaría de Finanzas ha reorganizado su estructura interna de tal manera que actualmente, esta dependencia se integra por 409 unidades administrativas: una secretaría, ocho subsecretarías, 28 direcciones generales, 63 direcciones de área, 118 subdirecciones y 191 departamentos.

Fuente: Manual General de Organización de la Secretaría de Finanzas